Área de Contacto
       

“Unicornio” golpeado: acciones de Despegar.com caen 30% en Wall Street a tres meses del debut y preocupa a inversores

Deseo y decepción. Así puede resumirse lo ocurrido con los papeles de la firma. Expectativa intensa, alta demanda al debutar en EE.UU. y fuerte desplome. De un máximo de u$s34, descendieron a u$s23. ¿Cuáles son los factores que explican esta caída? ¿El mercado perdió la confianza?

Es lo que tienen las compañías del ámbito tecnológico: nada de lo que hacen pasa inadvertido.

Para bien o para mal, hay una fascinación por las startup que, en pocos años, revolucionan el mercado, crecen hasta hacerse jugadores fuertes y coronan ese proceso con una publicitada salida a la bolsa de valores más famosa del mundo.

El caso de Despegar, la empresa argentina de venta de pasajes aéreos y servicios turísticos online, cumplió con todos esos pasos clásicos: generó expectativa antes de su arribo a Wall Street, una histeria por conseguir las acciones en los primeros días… y un desplome al poco tiempo.

De hecho, sólo en noviembre se derrumbó más de 22%, alcanzó su precio más bajo desde que debutó en Nueva York y fue el papel argentino que más se precipitó en esa plaza bursátil.

Este proceso, casi forma parte de la tradición. No muy lejos, se pueden recordar casos de acciones emblemáticas que han sufrido este efecto, como las de Facebook o Twitter.

Pero, por más que haya antecedentes “ilustres”, los analistas del mercado no dejan de mostrar preocupación. Después de todo, Despegar es una compañía que siempre ha sido vista con admiración.

Forma parte del selecto grupo de los “unicornios” (aquellas startup cuya valuación superan los u$s1.000 millones), y hace menos de tres meses saltó a los paneles de Wall Street siguiendo los pasos del pionero Mercado Libre.

Despegar, que nació en 1999 de la mano de Roberto Souviron y creció de tal manera que ya tiene presencia en 21 países, cuenta con unos 3.270 empleados y un volumen de ventas tal que la transformó en la número uno de América Latina en su sector.

En Wall Street, vendió 12,7 millones de acciones al valor estimado en su oferta inicial (IPO, en la jerga financiera), que osciló entre u$s23 y u$s26, por un total de u$s330 millones.

Salió a cotizar en Estados Unidos el 20 de septiembre y cerró a u$s31,78. Semanas después subió unos escalones, hasta rozar un máximo de u$s34, para luego, a partir del 16 de noviembre, experimentar un descenso muy abrupto.

Para aquellos inversores que se hicieron de estos papeles en el debut, su actual situación es vista con gran preocupación.

No es para menos, ya que hoy el ADR de Despegar en Wall Street se ubica por debajo de los u$s23. Es decir, se desbarrancó cerca de un 30% desde que marcara presencia en el mercado internacional.

¿Qué son? Los ADR (American Depositary Receipt) son certificados que representan acciones de empresas argentinas que cotizan en la bolsa de EE.UU.  Cada uno puede incluir, una, dos, tres y hasta veinte acciones.

El siguiente cuadro grafica este marcado descenso:

Como es de prever, muchos inversores han comenzado a preguntarse las causas de este deterioro: ¿es, acaso, porque no presenta una situación financiera sólida?, ¿porque su plan de negocios no convence? ¿o es producto de una pérdida confianza?

Tal vez, el desplome puede no ser atribuible directamente a Despegar sino a los comportamientos cíclicos del mercado.

En principio, se han combinado dos sucesos que, según los analistas consultados por iProfesional, contribuyeron a derrumbar la cotización:

-Uno tiene que ver con el “sobrecalentamiento” del precio del ADR en el mercado, producto de la sobre-expectativa que generó la firma en Wall Street.

-El otro se vincula a la salida de capitales de algunos países emergentes, que golpeó en mayor proporción a las nuevas apuestas de inversores, por su mayor inestabilidad y breve recorrido en las pizarras.

El valor de referencia que Despegar debiera tener en la actualidad “es de u$s26,20”, afirma a iProfesional Leonardo Chialva, analista de Delphos Investment.

De ser así, el precio actual ya se encuentra 12% por debajo. Y si se considera el máximo al que escaló (u$s34), su sobreprecio fue del 30%.

“Hubo un ímpetu inicial exorbitante”, describe Chialva, en referencia a la escalada del papel en sus primeras semanas.

“Tal vez haya salido muy cara al recinto”, coincide Rubén Pasquali, de la firma Mayoral.

Hoy día, su valuación de mercado está por debajo de u$s1.600 millones. Si bien la cifra no es despreciable, es bastante pequeña en comparación con la de otras firmas del sector que cotizan en la plaza neoyorkina.

Incluso, si la comparación se realiza con otra argentina, Mercado Libre (u$s12.000 millones), la capitalización bursátil de Despegar es de apenas un 13%.

Siguiendo con las comparaciones, Trivago, firma también orientada al turismo que cotiza en Wall Street, acusa una valoración de u$s2.300 millones.

Fundamentos
Cuando Despegar hizo su debut en los EE.UU., los inversores tuvieron presente el potencial de crecimiento de las agencias online.

Sobre todo en Latinoamérica, ya que el nivel de penetración de este canal aún es bajo frente al que se observa en países desarrollados.

“La imagen de marca de Despegar -construida a partir de significativas inversiones en publicidad y marketing- le han dado un tráfico importante de clientes y un share del 11% en el mercado online”, expresan desde Delphos Investment.

La firma destaca como “drivers” de confianza de este papel el crecimiento económico de América Latina (en especial, el de Argentina y Brasil), lo que le confiere un alto potencial en cuanto a ventas.

Causas de una caída
Más allá de las buenas perspectivas que mostró la City en su lanzamiento, los analistas consideran que el importante derrumbe es producto de las sobre-expectativas, tanto en vista a su desempeño como a las capacidades para sortear algunos desafíos.

“Le ocurre a todos los papeles nuevos: hay una euforia inicial pero luego sobreviene una toma de ganancias por parte de inversores. Su cotización cae a cifras menores a las de su debut y eso genera desencanto. Habrá que ver entonces cuál será su piso”, sintetiza Chialva.

Los casos de Twitter o Facebook son claros ejemplos de este movimiento: tuvieron un desplome en sus inicios pero a los seis meses lograron revertir esas caídas para luego llegar a triplicar el valor.

Estos movimientos tan bruscos, según los analistas, se deben a razones “psicológicas” y a veces no guardan relación con causas concretas.

Con el paso del tiempo, los bruscos ascensos o derrumbes van ocurriendo hasta que el papel logra un valor más estable. A partir de ahí, comienza a estabilizarse en un rango mucho más acotado.

Entre los riesgos que se le presentan a esta firma nacional dedicada al turismo, desde Delphos alertan sobre la mayor competencia en el sector por parte de otras agencias online.

“Despegar venía liderando cómoda en su rubro, pero en el último tiempo están ingresando otras agencias a la competencia, como Booking”, resume Chialva a iProfesional.

“La empresa va a sufrir la entrada de nuevos jugadores, pero ese efecto puede ser compensado con el crecimiento de la industria, que es mayor a la pérdida del market share”, completa.

Hay, además, factores locales que juegan en contra de Despegar, como el atraso cambiario, que encarece a la Argentina en términos de dólar.

En este sentido, de enero a noviembre el billete verde subió apenas 9%, muy por debajo del resto de los precios de la economía. Al punto que la inflación en ese lapso (20%) más que duplicó a la devaluación.”Despegar tiene costos operativos que se miden en dólares. Un índice inflacionario corriendo por encima del alza del dólar la complica”, acota Chialva.Sumado a estos “asuntos internos”, aparece un fenómeno regional que está golpeando de lleno a Sudamérica: la reversión de los flujos de capitales en países emergentes.”Se van, no hay una causa concreta. Por eso, los activos en Argentina y en Brasil experimentaron caídas en los últimos días”, alerta Chialva.

Esta salida de capitales también golpeó a varias acciones tecnológicas, ya que “muchos inversores se volcaron y reposicionaron en el sector bancario”, completa.

Este repliegue golpea con más fuerza a Despegar por la poca liquidez que presentan sus papeles, ya que su emisión en Nueva York fue de apenas u$s300 millones.

“Al ser poco líquida, siente más los cimbronazos que afronta el mercado”, añade.

Cuándo comprar
Los analistas recomiendan estar en alerta en caso de que persista la brusca caída de los ADR de Despegar. Incluso, un nivel más bajo hasta puede terminar siendo una invitación a comprar.

Chialva considera que “a u$s22 empieza a ser interesante entrar”, ya que tiene mucho potencial para crecer en Latinoamérica.

En particular, porque la cantidad de público que consume productos por Internet es mucho más baja que la media de otras regiones.

Expresa además que “se puede duplicar el volumen de mercado al que llega”, lo que repercutiría favorablemente en el papel.

Por lo pronto, en la City las proyecciones para Despegar de cara al año que viene dan cuenta de un precio cercano a los u$s29.

Es decir, prácticamente la misma referencia con la que salió a cotizar en Wall Street a mediados de septiembre pasado.

Como suele suceder, la preferencia por estos papeles dependerá del perfil del inversor. Pero aun si es cauteloso, moderado o le gusta asumir riesgos, la recomendación (ya pasada la euforia del debut y la toma de ganancias), es considerar que son del tipo de activos que deben mantenerse en cartera con vistas al mediano plazo.

Fuente: IProfesional – Por Mariano Jaimovich