Área de Contacto
       

¿Crisis? ¿qué crisis?

LOS EXPERTOS EXPLICAN LAS RAZONES DE LA INCERTIDUMBRE GLOBAL – Ámbito Financiero reunió a directivos de dos de las “boutiques” en consultoría financiera más representativas del mercado: Leonardo Chialva (Delphos Investment) y Augusto Darget (Silver Cloud Advisors).

Periodista: Les tocó la peor semana en años para venir a desayunar. ¿Están preocupados?

Leonardo Chialva: Preocupado estaba con la suba de enero, ahora no. Es sencillo: a una suba “irracional” le corresponde una baja “irracional”.

P: Entonces estaban preparados para lo que pasó…

Augusto Darget: En realidad demasiado preparados. A nuestra gente le aconsejamos vender bastante antes de los máximos. Muchas veces es mejor dejar de ganar un poco que “comprarse el riesgo” de no poder salir. Esto el bolsero no lo entiende.

P: Y con el resto del sistema… ¿qué pasó?

AD: Los que tienen menos de 28 años nunca vivieron una baja del mercado y los que tienen menos de 36, una sola. La verdad es que el sistema no está preparado para grandes bajas.

LC: Estos días es impresionante cómo explotaron las redes. Los más jóvenes no entienden nada de lo que pasa, ni por dónde salir y los programas (de computadora) no sirven. Más allá de la coyuntura, estamos entrando en un nuevo mercado de capitales, con nuevos paradigmas. Tenemos que contratar un par de chicos. Dos años atrás te hubiera tomado economistas; hoy quiero dos ingenieros en sistemas…

AD: Venimos de diez años en los que cualquiera hacía plata en el mercado y eso no es bueno. Me pasó el otro día hablando con mis hijos. De repente usé la palabra IPO (Oferta Inicial de Acciones) y me preguntaron: ¿”Viejo, qué es eso?”. Ellos maman mercados desde que nacieron y no conocían la función primordial de nuestro trabajo.

LC: Querés lanzar un EFT o un FCI, llenas un par de planillas -acá o afuera- y ya está. Nadie te cuestiona si agregás o quitás riesgo al sistema, si es para bitcoin, oro, o “un proyecto cuyo objetivo nadie conoce”.

AD: … como el de la burbuja de los Mares del Sur, pero ese es el precio de la libertad.

LC: El problema es que si querés listar una sociedad te piden hasta el color de tus medias. Así, el mercado sólo crece por riesgo.

P: ¡No te gusta las criptomonedas!

LC: Valen cero. No representan nada y valen cero. Ojo, una cosa es el valor y otra el precio…

AD: Soy más viejo y más escéptico, así que no me animo a decir tanto (“minar” un bitcoin cuesta u$s6.000). Sin embargo me encanta la tecnología del Blockchain. En cinco o diez años nos vuelve obsoletos a todos, a los depositarios, a los mercados, a los intermediarios.

LC: Nuestro trabajo es hoy muy diferente al de hace un par de años y seguimos reconvirtiéndonos. Augusto y yo somos “boutiques” que debemos cuidar los intereses de nuestros clientes. Para eso tenemos que conocerlos, conocer a sus familias si son personas y sus productos, proyectos y competencia si son empresas. El resto quedará para la gran banca, con un programa de automático que te dirá qué papel te conviene comprar y cual vender.

AD: El problema lo vas a tener cuando vengan momentos como los de ahora. Nuestro valor agregado es la inteligencia. En esto la CNV, que es justo decirlo, es la mejor en décadas; ha dado un paso gigantesco al reconocer nuestra actividad creando la figura del Asesor Global de Inversiones y tomando el camino de MiFID II de segregar el asesoramiento de la transacción.

LC: Pero eso no basta. Tenés lobbys haciendo una fuerza impresionante cuando deberíamos estar todos tratando de cuidar al mercado, no sacando productos que lo único que hacen es generar riesgos que no conocemos o esquilmando a los clientes. La alternativa es que nuestro sistema quede atrasado y el resto del mundo lo pase por arriba.

AD: Me gusta la figura del market maker para apuntalar los precios de las acciones, sobre todo en un mercado ilíquido como el nuestro. El problema es que ni los bancos ni las empresas lo quieren. Por ignorancia solo lo consideran un gasto más.

P: No los veo demasiado preocupados por lo que está pasando…

LC: Hay problemas. Afuera podés mirar al Wells Fargo o a General Electric, pero la baja está encapsulada. El VIX -“Indice del temor”- saltó a más de 30 puntos en los EE.UU., pero el “skew”, que mide la chance de “un cisne negro”, bajó. Si te encerrabas en estos días en un cuarto mirando solo monedas, commodities y hasta tasa y te preguntaba por la crisis, ¿Qué me contestabas?

AD: Fácil: ¿Qué crisis?. El problema es que lo que pasa es una señal. Así como el derrumbe del bitcoin es una señal y seguramente más adelante tendremos otras. Lo sorprendente es el “desenganche de la baja”, cuando en la suba jugábamos al Ro-Ro (Risk on-Risk of). A futuro no veo un gran crack, pero tampoco un gran auge. Vamos a tener que acostumbrarnos a una “economía normal”.

P: Pero, ¿y Chubut, con problemas para el pago de su deuda?

LC: Es una cuestión política. Le guste o no, Macri está obligado a hacer lo posible para que las provincias paguen su deuda. Este es un “free ride”. Malo, pero es un “Free Ride” inevitable.

P: Con lo de “¿Crisis? ¿que crisis?”, parecen Supertramp. ¿En este escenario, dónde ponemos la plata?

AD: “Cash is King”. Hasta que las cosas se aclaren, efectivo y todos sus sucedáneos, llámense Lebac, treasuries, etc.

LC: Te agrego Brasil. En lo económico está en la buena senda. En lo político es un campo minado que tenés que ir sorteando con “puts”, dispuesto a perder un poco de plata, pero ganando con el gran marco.

AD: Te agrego los cupones de PBI. Acá tenés dos escenarios: si el país crece, el Gobierno los va a tener que pagar. Si no crece, agarrate que nada sirve. A lo mejor no es este año, pero el Gobierno ya anunció que los rescataba anticipadamente. Si lo hace ganan todos, menos, pero ganan. Si no lo hace va a tener que pagar una fortuna.

P: Hasta el próximo desayuno.

 

Fuente: ÁMBITO