Área de Contacto
       

Inversores comienzan a mirar bonos Badlar, en un contexto de caída de liquidez de los bancos

El ratio de préstamos a depósitos continúa incrementándose y ya supera el 97 por ciento

En un contexto de reducción de liquidez estricta de las entidades financieras, los inversores han comenzado a mirar con interés los bonos atados a la evolución de la tasa Badlar, aunque consideran que su atractivo crecerá una vez que la inflación comience a bajar.

De acuerdo con el Informe de Bancos de Febrero 2018, difundido ayer por el Banco Central, la liquidez en sentido más estricto -considerando sólo las disponibilidades y el saldo de las cuentas corrientes que los bancos tienen en el BCRA- se redujo 2 puntos porcentuales de los depósitos en el segundo mes del año hasta alcanzar 24,3%.

Esta caída de la liquidez, consecuencia del boom de préstamos al sector privado, en especial de créditos hipotecarios UVA, ha incrementado la necesidad de fondeo de los bancos, que necesitan pagar más por los depósitos.

“Con los préstamos creciendo ininterrumpidamente en términos reales desde mayo 2017, el ratio de préstamos a depósitos continúa incrementándose y ya supera el 97%. De hecho, se estima que los bancos deberán buscar fondeo para solventar la creciente demanda por créditos. Con estas perspectivas, las opciones a tasa Badlar empiezan a presentarse como una alternativa interesante en el mediano plazo, una vez superado el período inflacionario”, analizó un informe de la consultora Delphos Investment.

De hecho los títulos Badlar ya habían tenido un veranito. “Desde que las aseguradoras no pueden comprar Lebac, los bonos a Badlar redujeron su spread desde 300 puntos básicos sobre Badlar en septiembre de 2017, hasta cero en febrero de 2018”, comparó Soledad Tortarolo, de Allaria.

Esta analista puntualiza que los bonos a Badlar del gobierno nacional rinden 100 puntos básicos sobre la Badlar. “Pero los bonos provinciales de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) lucen más atractivos con spreads entre 400 y 500 puntos, aunque son mucho menos líquidos”, diferencia. Sin embargo, Tortarolo considera que el “activo favorito en pesos sigue siendo la Lebac corta para carteras de bajo riesgo, y bonos en pesos ajustables por inflación del tramo largo para carteras de riesgo alto”.

Delphos coincidió en que dentro de los títulos a tasa Baldar, los subsoberanos presentan mayor atractivo que los soberanos. “Mientras que el spread sobre Badlar de los soberanos se ubican en un rango de 0-100 puntos básicos, el de los subsoberanos -provincia de Buenos Aires, CABA, Mendoza, Río Negro- se ubica entre los 260-430 puntos”, precisó.

Para Axel Cardin, de Bull Market Brokers, tras el dato de inflación de ayer difundido por el Indec, el PR15 es una buena opción, “por la sensibilidad del bono a una potencial suba de tasa de 100 puntos”.

“Es de los que tienen más liquidez y mejor pueden reaccionar a esa potencial suba”, analizó.

Opciones

Por su parte, Nicolás Chiesa, de Balanz, considera que como oportunidad de inversión dentro de los bonos Badlar, se destaca el emitido la semana pasada por la provincia de Buenos Aires, con vencimiento en 2025 (PBY25) y que empezó a cotizar ayer. “Se licitó en Badlar +375 puntos básicos y se operó con spread en 350 puntos básicos. Entendemos que seguirá comprimiendo, ya que es el bono subsoberano con mayor liquidez -incluso superior a la mayoría de los soberanos, con excepción del Bocan22- lo que le da un fuerte atractivo”, mencionó.

Chiesa destacó demás el bono de la Ciudad de Buenos Aires recientemente emitido, con vencimiento en 2028 (BDC28). “Y luego, en un terreno más ilíquido- aparecen el bono de Banco Hipotecario a 2020 (BHCVO) y los de Banco Supervielle a 2020. Estos últimos dos son bonos Badlar y peso-linked, que pagan cupón en dólares, y actualmente presentan rendimientos atractivos que rondan los 360 puntos básicos sobre Badlar”, completó.

Fuente: BAE Negocios – Juan Manuel Cocco